Las escaleras más famosas del mundo

Aunque lo nuestro es la ingeniería y la accesibilidad, sobre todo cuando se dan al mismo tiempo en forma de ascensores (y por eso te recomendamos este post con ascensores increíbles), no negamos el interés excéntrico que pueden generar las escaleras.

1. Escalera de Selarón

También conocida como Escadaria de Santa Tereza, esta popular escalera se encuentra situada junto al convento de Santa Teresa, en el barrio que leva el mismo nombre, en Rio de Janeiro (Brasil). Son 215 peldaños decorados artísticamente por el artista chileno Jorge Selarón, que comenzó esta tarea en 1990 y aún continúa en renovación constante. La cerámica colorista que se reúne en sus 125 metros la ha convertido en todo un icono para viajeros de todo el mundo.

escalera-selaron-rio-brasil

2. Plaza de España de Roma

La Piazza di Spagna es una de las plazas más populares de Roma, visita obligada para el torbellino de visitantes que recibe la capital italiana cada año. En tan concurrido escenario, la escalinata que sube hasta la iglesia de Trinità dei Monti es un itinerario habitual que permite deleitarse con unas deliciosas vistas de la Ciudad Eterna. Para ello hay que subir 135 peldaños, que se construyeron entre 1721 y 1725 con diseño de Alessandro Specchi y Francesco De Sanctis para conectar el Palacio de España (que da nombre a la plaza) con la iglesia.

piazza spagna roma

3. Los escalones de Rocky

Las escaleras que llevan hasta el Museo de Arte de Filadelfia han sido renombradas como ‘Rocky steps’ (en español, los escalones de Rocky) por arte y gracia del séptimo arte. En este caso, el arte del entretenimiento. La película Rocky y sus secuelas hicieron tan popular esta escalera que tanto los turistas como los propios vecinos de Filadelfia imitan día tras día la motivante escena de Sylvester Stalone al ritmo de la canción Gonna Fly Now. Tanto que se instaló una estatua de bronce del personaje. Las vistas del Eakins Oval, el Benjamin Franklin Parkway y el Philadelphia City Hall también son impresionantes, ya que subes.

4. La escalera Potemkin

Una de las escaleras más icónicas de la historia del cine aparece en el filme El acorazado Potemkin (Sergei Eisenstein, 1925), en aquella memorable escena en que un carro de bebé se precipita cuesta abajo entre el fuego cruzado de los cosacos. Construidas en Odessa entre 1837 y 1841, con diseño del arquitecto italiano Francesco Boffo, las escaleras tienen 142 metros de longitud y una altura de 27 metros, a la que se llega a través de 192 escalones con 10 descansillos. Junto a la escalera se construyó en 1906 un funicular que fue sustituido 50 años después por un ascensor. Éste se estropeó en 1990 y en 2004 fue reemplazado por un funicular nuevo.

5. La del Joker en el Bronx

En el Bronx, no hace tanto uno de los barrios más peligrosos de Nueva York, hoy por hoy tan sólo uno de los más deprimidos, hay unas escaleras que se han vuelto un nuevo fenómeno para los turistas. Ahora la moda es hacerse un selfie imitando el baile del supervillano bajando los peldaños como en el filme Joker (Todd Phillips, 2019).